De Franco a Trujillo: los republicanos españoles que escaparon de una dictadura a otra aún más cruenta.

Rafael Leónidas Trujillo, dictador de República Dominicana desde 1930, se encontraba en el punto de mira internacional tras la matanza del río Dajabón, donde había terminado con la vida de miles de haitianos.

Portada de La Vanguardia Española sobre la segunda visita de Trujillo a España

El gobierno estadounidense, presidido por Lyndon Johnson, comenzaba a recelar de aquel tirano por sus métodos brutales y, con el fin de vencer dicha oposición, Trujillo emprendió una serie de acciones destinadas a mejorar su imagen internacional.

La Conferencia de Evian le ofreció una oportunidad sin igual para demostrar una benevolencia inexistente, ofreciéndose a acoger a miles de refugiados judíos en las fronteras del lado este de Quisqueya.

Por otro lado, y mediante la intervención de Fernando de los Ríos, ex ministro de Azaña en la Segunda República Española, el dictador dominicano ofreció refugio a más de cinco mil republicanos españoles que, partiendo del puerto de Burdeos, se instalaron en el país dominicano entre finales de 1939 y 1940.

¿Cómo un dictador del perfil de Trujillo se atrevió a acoger en su país a tal número de republicanos provenientes de todas las vertientes políticas opuestas a sus propios principios?

La razón la encontramos, aparte de en la ya citada Conferencia de Evian, en el interés racial de la campaña pues, haciendo alarde de un feroz racismo, Trujillo trató de blanquear la raza dominicana de todas las formas imaginables, promoviendo la descendencia entre los recién llegados y la población nativa.

Durante algunos años, los republicanos españoles, llegados gracias a los barcos fletados por JARE y SERE, desarrollaban sus labores profesionales en torno a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, ocupando cátedras, como fue el caso de Vicente Llorens o Constancio Bernaldo de Quirós, y realizando profundas labores de investigación y documentación que contribuyeron de forma destacada en el crecimiento cultural dominicano de la primera mitad de la década de los años cuarenta.

Sin embargo, el fin de la Segunda Guerra Mundial y la definitiva implantación del comunismo como el nuevo enemigo a batir por las sucesivas administraciones estadounidenses, permitió a Trujillo volver a mostrar su verdadero rostro, obligando, con su hostigamiento y represión, a la emigración a Méjico y Venezuela de aquellos republicanos españoles que antaño fueron recibidos con pleitesía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *